Canal RSS

Series, series everywhere

Publicado en

La temporada de series ha comenzado y poco a poco van volviendo todas las grandes, las que nos enganchan durante el año. Aunque no puedo superar el vacío que ha dejado Friday Nigth Lights en mí, me alegra volver a ver otras series que también me encantan.

Esta semana nos ha traído lo nuevo de Sarah Michelle Gellar, Ringer, una serie rara que de momento se deja ver. También sigo pendiente de Awkward, una de las sorpresas del verano y que va a mejor cada capítulo.

No hay que olvidar que el domingo vuelve Downton Abbey, ya está el webisodio de 8 minutos de Misfits y que la semana que viene vuelven dos grandes: How I met your mother y Glee.

Las series me salen por las orejas.

Así pues, hoy he visto el regreso de The Vampire Diaries. Creo que esta serie me encanta porque tiene los ingredientes perfectos: una trama decente (aunque a veces demasiado rebuscada), personajes divertidos (Damon, Caroline), guapos por doquier (no nos engañemos, eso atrae aunque sea un poco) y lo más importante: saben como hacer que cada capítulo acabe con un cliffhanger chocante. En serio, no se cómo lo harán, pero no recuerdo apenas capítulos de esta serie que no tengan un final de infarto o chocante. Da igual que sea el primer capítulo o la season finale o uno de relleno. Quizás esta sea la fórmula del éxito de la serie.

A partir de aquí se siguen una serie de pensamientos sobre la serie que contienen SPOILERS de la nueva temporada.

En cualquier caso, imagino que algún día se les acabarán las ideas y deberían ir buscando otras opciones. Durante algunos capítulos de la segunda temporada, la serie se me hizo un poco absurda con tanto giro de guión sin sentido. Me refiero a cosas del estilo: “ahora soy bueno, ahora soy malo, ahora soy bueno otra vez, pero finalmente soy malo”. Esas cosas aburren y sobre todo hacen que la serie pierda credibilidad. Pero bueno, supieron arreglarlo con una buena dosis de drama, una muerte y un cambio de papeles.

Me encanta como se presenta la nueva temporada, con Damon siendo el buenazo (pero siempre con sentido del humor y su aire de tipo duro) y con Stefan aparentando (si, creo que lo aparenta) ser el malo malísimo.

Por supuesto no encuentro ninguna de las tramas de la serie originales, son tópicos más que vistos en todas las series adolescentes y fantásticas, pero oye, entretienen. No sé qué tiene esta serie que a pesar de no ofrecer nada nuevo, engancha mucho. Quizás a mí me gusta tanto porque me recuerda inevitablemente a Buffy The Vampire Slayer (la mejor serie de vampiros que se ha hecho). Creo que TVD guarda muchas similitudes con la serie de Joss Whedon, por ejemplo Damon y Stefan son prácticamente los mismos personajes que Angel y Spike y Elena no patea culos como Buffy, pero es una chica fuerte, no va como un alma en pena llorando por su vampiro (al contrario que la insoportable Bella Swan)

pero el caso es que TVD es una muy buena opción si te gustan las series de vampiros que tienen su punto ñoño pero sin darte una sobredosis de azúcar como si fuera Crepúsculo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: